Íbamos a un sepelio cuando nos embistió el McLaren

Share Button

Habla sobreviviente de accidente con carros deportivos. Hay dos mujeres delicadas.
“Estamos vivos de milagro. En la Toyota íbamos cinco personas para un sepelio en Bogotá. Pasamos el peaje por el sector de Casablanca cuando se apareció un carro en el aire. No tuve opción de reaccionar, fue cuestión de segundos (…) me impactó de frente, se me estalló la llanta izquierda, mi camioneta perdió el control y por eso fui a dar al otro lado de la vía. Terminamos en una zanja que fue lo que nos paró”.

Quien habla es Carlos Andrés Rincón Morales, el conductor de la Toyota Prado que terminó embestida este domingo, en la vía Bogotá -Tunja por un carro deportivo McLaren, conducido por el dermatólogo Giovanni Bojanini. Asegura que el choque fue “espantoso” y que sus dos tías, de la tercera edad, están delicadas.

“Quedé privado. Cuando abrí los ojos ya habían sacado a una prima y a una tía. Los muchachos de los carros de alta gama, unos 25 (vehículos), nos ayudaron a bajar y nos llevaron a una cafetería. El chófer del McLaren se fue inmediatamente a Bogotá con uno de los del grupo”, le dijo a EL TIEMPO el contador de Gámeza, Boyacá.

Dice que las ambulancias y la Policía llegaron a los 10 minutos y se llevaron a una muchacha que iba en el Porsche impactado, a sus dos tías y a su prima a Chocontá y volvieron por él a la hora y media.

Estamos vivos por la camioneta, los airbag y por un milagro
FACEBOOK
TWITTER
“Estoy relativamente bien, tengo algo de dolor y contusiones pequeña y una inflamación en el pie izquierdo. Pero mis tías están delicadas. Tienen 69 y 73 años y están en Bogotá en el hospital de Mandalay. Anoche (lunes), a una le hicieron una cirugía en un brazo y mi otra tía tiene aire en los pulmones y está en la unidad de cuidados intensivos”, explicó.

Su carro quedó en pérdida total y el abogado de la aseguradora es el que está encargado de los reclamos. Pero ninguno de los dueños de los carros afectados los han llamado.

“Ellos son conscientes que iban rápido: a 150 /170 kilómetros por hora cuando empezó a llover. Dicen que aunque algunos bajaron la velocidad a 120, el McLaren no hizo caso e iba a más de 220 kilómetros por hora, la curva le ganó y se empezó a mover de derecha a izquierda y empezó a dar trompos hasta llegar al separador y salió a volar. El Mercedes se estrelló con el Porsche cuando trató de esquivar mi camioneta. Estamos vivos por la camioneta, los airbag y por un milagro. Las consecuencias pudieron ser fatales”.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *