Press "Enter" to skip to content

López Obrador, nuevo presidente de México 2018 – 2024

Andrés Manuel López Obrador tomará posesión como presidente de México el próximo 1° de diciembre. Con el 93.5% de mesas escrutadas en México, Andrés Manuel López Obrador sigue ratificando la contundente victoria frente a los demás candidatos con el 52,9% de los votos. La coalición del futuro mandatario, Juntos Haremos Historia, logró más de 24 millones de votos. Por esto, se reunirá con el actual presidente, Enrique Peña Nieto, para preparar la transición de gobierno.

El encuentro privado se lleva a cabo en el Palacio Nacional en la capital mexicana, en donde se hablará del proceso de transición y del TLCAN, entre otros puntos. El periodo de transición será un espacio de cinco meses entre la elección del pasado 1 de julio y la toma de posesión, el próximo 1 de diciembre.

Peña Nieto llamó a su sucesor para felicitarlo y le ofreció apoyo “para tener todos los elementos durante el programa de transición”, indicó el mandatario electo en una entrevista el lunes. A la conclusión del evento, está previsto que López Obrador ofrezca una rueda de prensa desde Palacio Nacional.

En su ambicioso proyecto de nación 2018-2024, López Obrador pretende un rescate del campo, revisar millonarios contratos derivados de la reforma energética, un gobierno “austero, sin lujos ni privilegios” y reducir sueldos de altos funcionarios públicos hasta en un 50%. Su prioridad es incrementar los programas sociales y reducir la pobreza en México, que alcanza a más de 53 millones de personas, incluidas más de siete millones viviendo en pobreza extrema. Algunos mexicanos, sin embargo, todavía no saben de dónde se van a sacar los recursos para cumplir tantas promesas.

El lunes, el equipo económico de López Obrador -encabezado por Carlos Urzúa, quien sería ministro de Hacienda- sostuvo conferencias telefónicas con inversionistas para dar tranquilidad al mercado. Urzúa había adelantado a la AFP que el nuevo gobierno será fiscalmente responsable, respetará la autonomía del Banco de México y mantendrá el régimen de libre flotación del tipo de cambio.

Una vez que asuma el cargo, López Obrador deberá enfrentar algunos de los retos más apremiantes del país como la galopante inseguridad, la corrupción y la complicada relación con el gobierno de Donald Trump.

Ayer, en una llamada telefónica con Trump, López Obrador propuso a Estados Unidos un acuerdo para reducir la migración, uno de los puntos de más alta tensión. En una entrevista televisiva el lunes por la noche, el presidente electo de México dijo que dicha llamada fue “en muy buenos términos y respetuosa”.

Tomado de: El Espectador

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mission News Theme by Compete Themes.