Castlevania y Pambelé: El azar de echar un cuento repetido

Por Rodrigo Martínez.

El nuevo biopic del canal RCN sobre la vida del legendario Pambelé tuvo su prueba de fuego durante el mismísimo estreno. En el primer episodio se dieron a la tarea de recrear uno de los momentos más apoteósicos de nuestra historia deportiva nacional: la obtención del primer título mundial de boxeo para Colombia. El clímax del episodio resultó decepcionante con un combate carente de dinamismo y emoción, nos quedamos esperando algo más fiel a la fenomenal muñequera que “Kid Pambelé” le metió a “Peppermint” Frazer  en la vida real.

Hace cuatro décadas Rocky (1976) nos dejó claro cómo se debe ver una pelea de boxeo en pantalla. ¿Esta telenovela despertaría en Napoleón Perea Castro la misma emoción que le causó el glorioso uppercut de Antonio Cervantes aquel 28 de octubre de 1972?

Seamos optimistas con Pambelé, apenas lleva una semana al aire y es posible que los combates mejoren en el transcurso de la temporada. Además, adaptar la historia real de un deportista y transformarla en una obra audiovisual siempre ha sido una apuesta arriesgada, un buen ejemplo de esto es Ali (2001). A pesar del potente papel de Will Smith la película fue recibida con recelo. Muchas adaptaciones de obras literarias y biopics de artistas musicales también han corrido con mala suerte, no hace falta mencionarlas.

De todas las experiencias catastróficas que ha vivido Hollywood en materia de adaptaciones, hay un terreno inhóspito y hostil del que casi nadie ha logrado salir bien librado: las adaptaciones de videojuegos. Desde el estreno de aquella pesadilla bautizada Super Mario Bros (1993), ninguna producción norteamericana que haya intentado adaptar un videojuego había sido respetuosa con la experiencia real del gamer.  Por lo menos así fue hasta la semana pasada.

Con el lanzamiento de Castlevania, Netflix dio un nuevo indicio de que  las compañías de Video On Demand tienen el potencial de rescatar a la industria cinematográfica de la era autofágica en que se encuentra. Una década oscura plagada de remakes/reboots innecesarios como Jumanji, Baywatch, Karate Kid, Ghostbusters, Ben-Hur, etcétera.

Esta serie de animación para mayores de 16 años es una adaptación de Castlevania III: Dracula’s Curse, aquel majestuoso juego noventero para NES desarrollado por Konami. Para esta producción Netflix convocó nombres de peso como Frederator Studios, Powerhouse Animation, Warren Ellis y Adi Shankar. Solo para gamers.

Recomendado de la semana: 7 Deseos (Wish Upon)

¿Recuerdan aquel episodio de Los Simpsons en que Homero, Marge, Lisa, Bart y Maggie obtienen una mano de mono que les concede deseos pero todo termina en desgracia? Podría decirse que la premisa de 7 Deseos es muy parecida.

Una joven sin amigos que es víctima de bullying constantemente en su colegio se apodera de una caja que le concederá cualquier deseo que se le ocurra. Inevitablemente todas sus acciones tienen consecuencias que la terminarán afectando. Es una película de terror que recuerda los clásicos ochenteros de horror adolescente.

Source: El Universal