Si usted se ha tomado en serio el running y tiene proyectados algunos objetivos competitivos; además, si es supremamente riguroso en los entrenamientos, entonces los siguientes consejos acerca de cómo asumir las jornadas de descanso le serán muy útiles.

Se entiende que esas jornadas de tregua con la actividad física que va a tomar, bien los puede dedicar de lleno a estar quieto en su casa, durmiendo o acostado durante la mayor parte del tiempo. El deportista puede enfocarse en hacer aquellas actividades que dejó pendientes porque estuvo dedicado de lleno a entrenar.

La recomendación de los expertos consiste en hacer un tipo de recuperación activa:

“En teoría, el ejercicio ligero debe acelerar el proceso de recuperación al mantener el flujo de sangre activo y alegre. Dependiendo del triatleta, eso se traduce en hacer algo de natación fácil, rodar en bicicleta o correr en la Zona 1; o, por otra parte, descansar completamente”, afirmó Yan Busset, entrenador oficial de Ironman en Finlandia.

También suele ocurrir que las personas se obsesionen con hacer deporte y nunca se queden quietos, ni siquiera en los días que debe destinar al descanso. Para ellos, la anterior recomendación porque no es correcto que siga entrenando normal. La pausa es fundamental e importante que se tome por lo menos uno de esos días a no hacer ninguna actividad física.

Técnicamente el running también se ha entendido como una forma de abandonar la rutina. Por ello los días de descanso debe asimilarlos en el sentido de apartar aquellas cosas cotidianas. Cambiar comportamientos generales e iniciar otro tipo de actividades. Su mente y su cuerpo se lo van a agradecer.

Recuerde: Aliméntese correctamente y no exagere en los entrenamientos porque podría lesionarse con relativa facilidad.

descanso-entrenamiento-running

También te puede interesar…

The post El “entrenamiento invisible” durante los días de descanso appeared first on Futbolete.com.

Source: Futbolete.com